¿En qué minuto el Gobierno decidió desarrollar sus propios softwares?
16 junio, 2017
Sidra 2: el gran dolor del Gobierno en la modernización de la salud pública
29 junio, 2017

LOS AVANCES Y RETROCESOS DE LA ECONOMÍA DE LA INFORMACIÓN

 

Si bien este sector ya cuenta con una participación de 3,5% de la economía chilena, su crecimiento ha sido más lento de lo esperado, atrasando en 32 meses la meta de 5,6% al 2020 propuesta por País Digital.

El sector de la información ha alcanzado una participación de 3,5% sobre el total de la economía chilena, de acuerdo al balance entregado por el tercer estudio a este tema elaborado por la Fundación País Digital.

A partir de un análisis estructurado sobre tres pilares fundamentales -Usuarios, Empresas y Gobierno- el Índice País Digital mide el ámbito de la economía de la información a través de cuatro subdivisiones, donde la participación de las telecomunicaciones representa un 58,7%, las tecnologías de la información 27,6%, los contenidos y medios de información 7,8% y la industria manufactura TIC un 6,2%.

El pilar empresarial -que mide el aporte del PIB que representan los rubros antes mencionados-, ha experimentado el crecimiento más rápido en relación al resto de la economía.

Una clara evidencia de esto la representa la creación de empresas a través del sitio web impulsado por el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, “Empresa en un día”, que permite crear una empresa de forma rápida y confiable sin necesidad de inscribirse en el Registro de Comercio ni publicar en el Diario Oficial. Desde País Digital destacan que por esta vía se llegaron a crear más de 10 mil empresas el año pasado, proceso que alcanzó su punto máximo en el mes de julio. Pese a estas cifras y signos de avance, el estudio subraya que este segmento no ha llegado a cumplir con las expectativas y todavía mantiene un atraso significativo.

“Si bien hay un avance en este pilar, el crecimiento no es el esperado ya que, según la meta propuesta por la Fundación para 2020 que apunta a que el impacto I sobre el PIB alcance un 5,6%, Chile representa 32 meses de atraso”, comentó Juan Luis Nuñez, gerente general de Fundación País Digital.

Los pasos que vienen

¿Por qué la importancia de la economía de la información? “Estamos comenzando a entender que la integración de las empresas en el desarrollo digital es fundamental. Para que estas puedan competir en el mundo inteligente, deben transformar sus operaciones en modelos digitales, lo que las hará ser más eficientes, productivas y competitivas”, enfatiza Raúl Ciudad, presidente de la Asociación Chilena de Empresa de Tecnologías de Información A.G (ACTI).

Tomar conciencia de este imperativo, señala el representante gremial, hará posible que las empresas modifiquen sus modelos de negocios a partir de soluciones tecnológicas, capacidad de gestión de procesos operacionales en línea y altos niveles de información.

“Es importante entender que las empresas que no se suban al carro de la transformación digital, se quedarán fuera del ecosistema y probablemente no lograrán subsistir”, asegura Raúl Ciudad. Entre los beneficios de esta conversión destaca los saltos en productividad gracias a un mejor control de las operaciones internas, una relación más rápida y directa con los clientes e incrementos sostenibles en los volúmenes de negocios. En este marco, Ciudad valora el nivel de avance y prioridad que ha ciado el sector de las Pyme a la digitalización.

Aunque la Séptima Encuesta Nacional de Uso y Acceso a Internet 2016 realizada por Subtel, arroja que Chile es el país con mayor desarrollo en esa área en la región, el timonel de la ACTI advierte que este indicador todavía supera por lejos a la transformación digital de las empresas, mientras que el uso de internet en ellas no está siendo aprovechado, vemos que la inversión en TIC en Chile ha sido menos del 3% del PIB, cifra que está muy por debajo de países de la OCDE. Esta cifra se da por el poco uso de las tecnologías para digitalizar las empresas y también por la poca generación de innovación en ellas. Por eso, advierten desde la ACTI, este camino de implementación de digitalización permitirá que el país se convierta en una sociedad que incorpora tecnologías en todas las esferas -como la económica, modernización del Estado, la conectividad regional y humana, y gobierno digital- favoreciendo la creación de oportunidades y beneficios para el capital humano, incluso “versus los costos que el cambio traerá”.
La persistente brecha digital Si bien en Chile existe plena conciencia de que el uso de internet y la implementación de esta tecnología son procesos de suma importancia, el estudio realizado por la Fundación País Digital evidenció la brecha que existe en el uso de este en el país. Un tema pendiente que atribuye a diferentes factores que, pese a disminuir en los últimos años, todavía persisten frenando la meta de alcanzar los estándares de los países de la OCDE.

Entre los factores más importantes que explican este déficit destacan las diferencias de ingreso económico de la población, los años de estudios formales, la edad de los usuarios y la zona geográfica en la que habitan. Por ejemplo, la comuna de Lumaco es una de las que tiene un menor porcentaje de usuarios de internet, con solo un 18,7% de sus habitantes, lo mismo que en Río Hurtado y Paredones, con niveles de 18% y 23%, respectivamente. Por el contrario, en las comunas del sector oriente de la capital -como Vitacura, Providencia y Las Condes-, los usuarios de internet superan el 90% de sus habitantes.

De acuerdo al Centro de Estudios de la Fundación País Digital, más de 12 millones de personas han usado internet en el último tiempo, cifra equivalente a un 71% de la población. Sobre esta base, proyecta un aumento promedio anual en el uso de internet de 4,3 puntos porcentuales desde el año 2013 hasta hoy. Hacia el año 2020, la meta propuesta por País Digital es que 95% de la población chilena use internet. Para cumplirla, el país debería tener en la actualidad un 76% de población usuaria, pero este objetivo presenta un atraso en torno a los 16 meses, indica Luis Nuñez.

“Existe evidencia empírica de otros efectos producidos por el desarrollo de una sociedad del conocimiento, como el impacto en el empleo, la mayor capacidad de innovación en empresas y personas, mejoras en variables educativas y la creación de mercados más eficientes”, comenta el gerente general de Fundación País Digital

En cuanto al uso de internet dentro del Gobierno, la Fundación estima que a la misma fecha un 100% de los trámites del Estado estén digitalizados. Una meta que tampoco se está cumpliendo de acuerdo a los parámetros esperados para este año al evidenciar un atraso de 21 meses debido, principalmente, al menor ritmo de crecimiento que bajó seis puntos porcentuales.

Según la Fundación, varios ministerios presentaron un avance casi nulo o nulo. Dentro de las carteras que más están digitalizadas destacan el Medio Ambiente, con un 84% ; Cultura y Hacienda, con un 78% y 68%, respectivamente. En el lado opuesto figuran Vivienda, con un 38% de digitalización, y Defensa y de Transportes y Telecomunicaciones, ambos con un 31%.

Fuente: El Diario Financiero