¿QUÉ SE ESPERA LA NUEVA INSTITUCIONALIDAD?
4 Julio, 2017
Estado avanza hacia 100% de trámites y servicios electrónicos
20 Julio, 2017

Chile necesita profesionales dedicados a la tecnología y no los encuentra en ninguna parte

Imagen relacionadaLas empresas han tenido que importar profesionales. Expertos coinciden en que las mallas curriculares de las universidades e institutos están desactualizadas.

Uno de los temas que más preocupa a las autoridades hoy es la falta de empleo, en especial ante el lento pero persistente aumento que ha registrado la desocupación, que llegó a 7% en marzo-mayo de este año, su mayor nivel desde mediados de 2016. Sin embargo, hay un área de la economía chilena que está pidiendo a gritos más profesionales: la de la tecnología. El gran problema es que no los encuentra, lo que supone toda una paradoja dada la violenta penetración de las tecnologías móviles y transformación digital en los últimos años tanto a nivel usuario como al interior de las empresas. De acuerdo a estimaciones de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información (ACTI), Chile necesita unos trece mil profesionales TI anuales y el mercado apenas ofrece seis mil. Un déficit que bajo la mirada de Cisco IDC Skills Gap 2016 llegará a 31% de profesionales TI para 2019, lo que implica unas 19.513 vacantes, específicamente en las áreas de ciberseguridad, cloud, IoT, big data y tecnologías de video.

Un estudio realizado por AIEP para ACTI en 2014 calculó que la falta de especialistas TIC bordea al 25%, y estimó que existirá una alta demanda de titulados en el mediano y largo plazo, que implica unos 94.350 técnicos y profesionales del área TIC.

Se trata de “pegas” bien remuneradas. La plataforma de gobierno, www.mifuturo.cl, muestra que la empleabilidad promedio en esta área es de 93,8% y el ingreso promedio al 4º año de trabajo supera $ 1.200.000.

Otro patrón interesante o más bien preocupante es la escasa presencia femenina en este mercado. La ACTI advierte que apenas el 4,5% de los trabajadores TIC son mujeres. “Y ellas tienen mucha habilidad en este ámbito”.

El rol de la academia

El problema adicional que enfrenta este mercado laboral es que la calidad de los profesionales se asume lejos de lo que requieren las empresas.

“Para poder cubrir esas necesidades, se está recurriendo a profesionales de otros países de la región, especialmente argentinos y venezolanos que cuentan con buenas formaciones académicas y pueden conseguir en Chile mejores rentas que en sus países de origen”, explica Federico Morello, socio de Technology de PwC.

En ese contexto, las miradas apuntan directamente a institutos y las universidades. “No hay un alineamiento en las mallas formativas (…) Los egresados vienen con una formación que no conversa con lo que pide la industria. La educación chilena tiene un sesgo hacia el humanismo”, dice Román.

El country manager de Thomson Reuters en la región Sur-Andina, Federico Liutvinas, coincide con estas opiniones y también critica la “lentitud en la evolución académica”. Sin embargo, apunta a “la barrera idiomática del inglés”. Según al Indice de Dominio de Inglés de Education First (EF), el país se ubicó en la posición número 42 entre 72 economías en 2016, una baja en relación el puesto 36 del año anterior.

Cartas en el asunto

Pero no todos son tan críticos con las universidades. Si bien el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitran, no exculpa del todo a la academia, también apunta al sector privado.

“Los tiempos de formación profesional son más largos que los tiempos en que están ocurriendo los cambios tecnológicos. También hay parte de la responsabilidad en la industria, que no se vincula con las instituciones de educación o, bien, que no ha sabido transmitirles sus necesidades. Sabemos de la desconexión que existe entre el mundo productivo y la educación”, dice. Las universidades están al tanto. Muchas de ellas, de hecho, han creado nuevas carreras y subido los cupos para aquellas que son TI. “Sin embargo, el incremento es gradual, pues se ve limitado por la infraestructura para recibir a los nuevos estudiantes. Por otra parte, el incremento va asociado a una baja en los puntajes de ingreso, por lo cual no necesariamente un aumento en el número de vacantes significa igual alza en el número de profesionales titulados”, advierte el director de I+D+i+e de Ingeniería 2030 de la PUCV, Rodrigo Alfaro. Consciente de este escenario, Bitran revela que durante los últimos tres años la Corfo ha impulsado iniciativas para fortalecer la relación academia-mundo privado con el objetivo que en el mediano plazo se traduzca en un aumento en la productividad del país. La Corporación ya trabaja con el Mineduc, Sence y ChileValora para establecer el Marco Nacional de Cualificaciones para la Educación Técnica Profesional.

Y hay más. El Centro de Investigación y Desarrollo (I+D) de Telefónica -proyecto apoyado precisamente por Corfo- anunció esta semana que propuso una malla curricular inédita para la carrera de Ingeniería en Computación e Informática, profesión que para 2019 se calcula en cerca de 20 mil vacantes disponibles para profesionales TI. La iniciativa busca servir de apoyo al trabajo de diseño de mallas curriculares de al menos 19 universidades e instituciones de educación superior que impartirían esta carrera.

En tanto, IDC e Inacap anunciaron esta semana la firma de un acuerdo para contribuir al acercamiento de la academia con la industria TIC. Esta alianza permitirá a alumnos y profesores acceder a la información que provee la consultora, e IDC por su parte estará en contacto con los académicos y estudiantes que se están formando y perfeccionando en temas de tecnologías de la información.

Recuadro :

¿Han tenido problemas para encontrar profesionales?

A la hora de indagar en las empresas sobre la necesidad de personal especializado, la respuesta es unánime: hay dificultades. “Efectivamente, existe un serio déficit de profesionales TI, sobre todo pensando en las tecnologías que hoy están predominando, como son expertos en Ciberseguridad, análisis de Big Data, programación de Machine Learning y en general, especialistas que entiendan o que sepan aprovechar todas las capacidades que ofrece la nube”, explica el director de cloud de Microsoft Chile, Christian Sfeir.

El Manager-Finance & Accounting and IT & E-commerce Divisions de Page Personnel, Esteban ‘turra, complementa: “En nuestro caso, cada vez estamos recibiendo mayor cantidad de solicitudes de profesionales con descriptores de cargo más específicos, concretos y técnicos”.

Para la gerente de recursos humanos de Accenture Chile, Cecilia Darquier, “el desarrollo de las nuevas tecnologías está avanzando a un paso muy acelerado y por eso se hace más necesario contar con especialistas en tecnología en todas las industrias”.