ACTI participó en el Summit País Digital 2017
5 septiembre, 2017
Experto internacional en transformación digital adelanta los pilares para el éxito de una empresa sin importar los cambios a futuro
12 septiembre, 2017

Transformación digital, desafío clave para el desarrollo de Chile

Escribimos como representantes de los “Círculos TICs”, grupos de trabajo colaborativo, con foco en una estrategia nacional de desarrollo que adopte las necesarias transformaciones que requiere Chile en el uso de las tecnologías de información y comunicaciones, hoy sinónimo de conocimiento. Al respecto, y como contexto global, los países más avanzados ya iniciaron la llamada “Revolución Industrial 4.0”.

Proponemos una visión estratégica de las políticas públicas en el ámbito tecnológico, con horizonte de 20 años, que adquiera la consistencia de una hoja de ruta, como desafío de Estado.

Invitamos a comprometer una apuesta conjunta del sector público, académico, privado y de la ciudadanía. Sintetizamos este desafío-país en cuatro ejes: economía digital, conectividad digital, capital humano avanzado e institucionalidad, investigación y desarrollo.

En economía digital, a partir del nuevo contexto de sociedades productivas basadas en el conocimiento, debemos abordar el desarrollo de la industria de las TICs con fuerte impulso en la digitalización de las empresas, en el marco de la tercera plataforma tecnológica (” big data “, ” cloud “, movilidad, redes sociales, internet de las cosas).

De igual modo, promover los sectores emergentes para la producción de contenidos, bienes y servicios digitales; fortalecer los ecosistemas de la economía digital y la coordinación público-privada, para generar mayor valor agregado e incrementar el trabajo calificado, que permita mejorar la competitividad y la productividad.

En conectividad digital, los países líderes en esta materia avanzan hacia la sociedad del Gigabit, implementando planes nacionales de banda ancha ultrarrápida, programas de cero-papel en el gobierno electrónico y medidas de fomento para ampliación intensiva y extensiva de redes de fibra óptica y datacenters . Con una política innovadora en gestión de fondos y concesiones de infraestructura, Chile podría crear 110 mil puestos de trabajo y alcanzar al menos un 1% de incremento en el PIB, en un plazo de cinco años.

El avance tecnológico, educativo y científico de nuestro país dependerá de una conectividad digital avanzada.

En capital humano avanzado es urgente un aumento significativo de la dotación de profesionales y técnicos para la industria TICs, incluyendo mayor presencia de mujeres; un fomento temprano de capacidad de programación computacional en niñas y niños; articular los oficios tecnológicos con la industria que lo demanda y reconfigurar el perfil del profesor para el siglo XXI, dotado de un sólido manejo tecnológico, orientado a producción y gestión del conocimiento y al uso pertinente de estas herramientas.

En este ámbito, es fundamental impulsar en Chile un plan masivo de alfabetización digital avanzada para trabajadores, que ayude a desarrollar nuevas competencias y facilite la reconversión laboral de las personas. Un dato: Chile necesita más de 13 mil profesionales del mundo digital y tecnológico; tenemos solamente seis mil.

En institucionalidad e investigación y desarrollo, incluyendo la innovación (llamado I+D+i), considerando un nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología, hay temas prioritarios: llevar la ciencia a los negocios, generando puentes permanentes Universidad-Empresa-Emprendimiento; redefinir la política de patentes, licencias y royalties de las universidades, permitiendo que las universidades inviertan en ” jointventures “, en ” spin offs “; impulsar un proceso de digitalización que integre al ciudadano con el Estado, en temas como ley de protección de datos, ciberseguridad, voto electrónico, consultas ciudadanas, trámites notariales y conservadores e interoperabilidad de organismos estatales.

Es el desarrollo integral de Chile lo que nos convoca, nos motiva y nos compromete.

En nuestro país debería articularse, con urgencia, una nueva institucionalidad dotada de autoridad y presupuesto que formule y ejecute el Plan Nacional de Desarrollo de Chile, basado en lo digital, liderado por la Presidencia de la República.

Esta prioridad debe ser objeto de un acuerdo nacional que trascienda los cuatro años de cada gobierno. Para contribuir a ese propósito entregaremos un documento que contiene una estrategia y medidas específicas, que incorpora ideas de todos y puede ser la base para una convergencia.

A modo de comentario final y como aprendizaje de nuestros grupos de trabajo colaborativo en los Círculos TICs, creemos que estos desafíos transformacionales exigen más acciones efectivas, menos retórica y mayores esfuerzos colectivos, con visión de país y con perspectiva de futuro.

Fuente: El Mercurio