Más de 150 profesionales asistieron a la primera versión del “Cloud Compliance Summit 2017”
16 octubre, 2017
Seminario ACTI – OIT: “La gran deuda es llevar a Chile al desarrollo”
20 octubre, 2017

Estrategia de Salud Digital en Chile: ¿cuál es la visión de la ACTI?

Las tecnologías de la información están tomando un rol cada vez más preponderante en el sector salud, por lo que en trendTIC hemos destacado a través de nuestras distintas plataformas, la real importancia del avance de la Salud Digital en Chile.

Por esta razón, quisimos ahondar en la visión de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información (ACTI) -a través de su mesa de Salud- respecto de la estrategia de la Salud Digital en nuestro país para los próximos años.

La mesa de salud de la ACTI está conformado por más de 35 empresas que se dedican o encuentran dentro de sus líneas de negocios, aspectos TI para el mercado de salud.

El secretario General de la ACTI, Jaime Soto ha señalado en distintas oportunidades, la importancia de acelerar la Salud Digital en Chile: “Como industria venimos haciendo advertencias desde hace bastante tiempo, respecto de la implementación en el sistema, de lo que llamamos salud digital… En la era de una sociedad digital, en la que la Inteligencia Artificial y la Transformación Digital son los caminos a seguir, tenemos grandes desafíos que enfrentar, aunque se han hecho avances en la materia.

Soto ha enfatizado que esto no se trata de que las tecnologías estén solamente para ser usadas en laboratorios y en la búsqueda de soluciones a enfermedades complejas, “si no que se trata de atender a tiempo y con toda la información a un paciente, de que un médico pueda obtener de manera rápida el historial, los diagnósticos, los exámenes y los tratamientos a los que ha sido sometido un paciente”, para lo cual, debiese existir una red interconectada entre los distintos recintos y actores de la salud en Chile, “se requiere de una profunda reformulación de lo que se ha hecho, de cómo se enfrentará el futuro, para alcanzar una mayor interoperabilidad posible”.

“Se requiere de una profunda reformulación de lo que se ha hecho, de cómo se enfrentará el futuro, para alcanzar una mayor interoperabilidad posible”

A lo que añade: “Necesitamos con urgencia mejorar en los tiempos en que se atiende a un paciente, en que se le entregan sus exámenes, en que se le deriva a un especialista, en la posibilidad de contar con su ficha médica en cualquier momento y desde cualquier recinto, en fin. Y para ello, se requiere de estructura tecnológica, de continuidad en los proyectos, de que las empresas que soportan y proveen esos softwares sean certificados y los adecuados. Además, se requiere de políticas nacionales que apoyen esta área, como la política nacional de Ciberseguridad”.

Y para lograr estos objetivos, la mesa de Salud de la ACTI, concluyó en su informe -al cual tuvimos acceso exclusivo como medio de comunicación- que se deben focalizar los esfuerzos en los siguientes ejes de acción:

  • Elaborar un Plan Estratégico de Salud Digital 2018-2023, que integre las iniciativas y planes ya elaborados. Es importante que todas las iniciativas desarrolladas sean diseñadas y planificadas en forma conjunta con las distintas áreas de negocio (clínicas y administrativas), que tengan una visión integrada en la red, que puedan generar beneficios medibles y sostenibles en el mediano y largo plazo. Asimismo, debe estar alineada con los objetivos sanitarios establecidos por el Minsal, ya que debe proveer las herramientas y apoyo para lograr tales objetivos.

Este plan, debe incorporar no solo los sistemas de Registro Clínico Electrónicos, sino que en los sistemas clínicos, todos sus derivados y sistemas complementarios. Sistemas de apoyo diagnóstico y telemédicos, sistemas de ERP con foco sanitario.

Por otro lado, se debe garantizar en dicho Plan una condición mínima de Certificación de calidad, apego a estándares y certificación de Seguridad de los Desarrollos Locales a cuenta de los Servicios de Salud.

  • Finalizar la implementación de sistemas de información en toda la red asistencialcubriendo procesos estandarizados y faltantes, ya que es condición necesaria para obtener información válida y oportuna desde la fuente. Asimismo, para asegurar la interconexión e interoperabilidad de sus distintas unidades, que, en el caso de una red amplia, distribuida y compleja como la nuestra, es imprescindible contar con sistemas de información acreditados que cumplan con estándares internacionales de salud, que provean un adecuado soporte y aseguren la continuidad de operación en cada establecimiento. A este respecto será necesario crear un mecanismo de “Acreditación Técnica y Funcional” que permita postular a las distintas empresas con sus soluciones de salud, por un organismo autónomo que lidere y coordine a Minsal, Corfo, Academia, Industria, entre otros. La implementación de sistemas de información en la red de salud tiene como objetivo principal mejorar la gestión de los procesos asistenciales, y por lo tanto, es un proyecto clínico –con soporte tecnológico- que requiere la participación y compromiso de los equipos clínicos y directivos. En este sentido cobra mucha relevancia el alineamiento de los compromisos de gestión y otros incentivos asociados al avance del proyecto. La Subsecretaría de Redes Asistenciales como responsable de la operación de la red asistencial debe tener un rol central en el desarrollo y apoyo en la implementación de este proyecto, exigiendo que las soluciones acreditadas incorporen los elementos centrales de las Redes Integradas de Servicios de Salud.
  • Interoperabilidad en toda la red asistencial, para asegurar el intercambio de información necesaria para una atención continua de salud –historia clínica compartida- e integración de la información a nivel central, que sirva como base tanto para la gestión de la red asistencial como para la generación de informes, indicadores y acciones de prevención de salud y seguimiento de la población. En este sentido será clave la identificación de los estándares clínicos, técnicos y de interoperabilidad, entre los más relevantes para poder materializar la interoperabilidad en la red.

Desde el punto de vista social, la integración de información de pacientes en toda la Red de Salud, desde la APS hasta la atención de especialidad, representa un gran beneficio, los pacientes se pueden atender en cualquier lugar del país y su historial estará disponible para el equipo clínico tratante, aumentando la seguridad y calidad de la atención. Adicionalmente, contar con la información integrada, tales como exámenes de laboratorio y rayos, por ejemplo, evitará su repetición ya que se contará con la información completa en el punto de atención, ahorrando para el estado importantes recursos que hoy se pierden.

  • Desarrollar un Plan de Uso Secundario de Información Sanitaria con Foco en la Gestión Clínica Prospectiva. existe una cantidad suficiente de BIG DATA sanitaria, que permitiría realizar una gestión de conocimiento para mejorar todos los ámbitos de gestión de los procesos priorizados, contando con información en tiempo real que permita realizar una gestión clínica prospectiva.

“Existe una cantidad suficiente de BIG DATA sanitaria, que permitiría realizar una gestión de conocimiento para mejorar…”

Tener un plan que desarrolle este ámbito de la gestión sanitaria, en base a los documentos que se intercambien entre diversas fuentes de información sanitaria, permitiría incorporar a nivel nacional, herramientas de epidemiología prospectiva y de gestión de riesgo, como los ACG de la JHU y, por otro lado, realizar el vínculo entre estos y los GRD, para dar completa trazabilidad a la continuidad del cuidado.

  • Desarrollar iniciativas de corto y mediano plazo –alineadas con el plan estratégico- que permitan mostrar avance en los distintos ejes. Será necesario desarrollar un conjunto de iniciativas de corto plazo (proyecto inicial de interoperabilidad, por ejemplo) que permita mostrar avances, acumular experiencia y que sirva de base para su ampliación de nivel nacional, identificando beneficios que apoyen dicha ampliación. Asimismo, será necesario llevar a cabo un conjunto de iniciativas de mediano plazo entre las cuales es posible identificar las siguientes:
    • Incorporación del paciente en el cuidado de su salud, a través de portales de salud personal web integrados a los sistemas clínicos, y otras iniciativas que apoyen programas de prevención, seguimiento y control de pacientes crónicos. Dando cumplimiento efectivo a la Ley Nº20.584.
    • Implementar y fortalecer canales de comunicación que permitan a los pacientes y ciudadanos realizar gestiones administrativas con la red asistencial (solicitud de horas, acceso a información, etc.).
    • Identificar y definir un conjunto de estándares de información clínica que sirva de base para habilitar la interoperabilidad semántica. En esta tarea el CENS, debería ser la unidad técnica que lo articule.
    • Capacitación e inducción a los directores de Servicios de Salud, Hospitales y departamentos, en la gestión de proyectos clínicos con soporte tecnológico.
    • Creación de un modelo de compra y certificación de soluciones informáticas para el sector público.
    • Complementación de la definición de procesos clínicos y financiero- administrativos estandarizados e integrados para los hospitales.
    • Mejorar la eficiencia de los procesos transversales de las instituciones del Sector: Minsal, Cenabast, Superintendencia de Salud, Fonasa y el ISP, a través de la integración de información relevante institucional.
    • Complementar e integrar la Telemedicina y el Telediagnóstico a los sistemas de información de la red asistencial.
    • Incorporar e integrar sistemas móviles de atención de salud interconectados para regiones extremas.
    • Mejorar la gestión de la red de salud a través de la Implementación y complementación de indicadores de gestión clínicos y financieros a partir de los sistemas de información.
    • Incorporar Herramientas de BI/BA/DD en la gestión sanitaria, para el uso secundario de información clínica.
    • Incorporar Herramientas de ajuste de riesgo y gestión clínica prospectiva a la gestión sanitaria, de manera efectiva. (ACG, GRD, etc.).
    • Incorporar Plataformas de Telemedicina y Teleconsulta, y aplicaciones para el seguimiento y monitoreo de pacientes crónicos.
    • Ampliar los servicios de Contactabilidad con las personas a propósito de sus atenciones en salud.