Seminario ACTI – OIT: “La gran deuda es llevar a Chile al desarrollo”
20 octubre, 2017
ENVÍOS TIC: HACIA EL GRAN DESPEGUE
24 octubre, 2017

No más retrasos en la regulación del desarrollo digital

La innovación y la certeza jurídica son valores fundamentales para garantizar el desarrollo digital y la transformación digital que ya está instalada entre nosotros, y que es un proceso obligado para todos los actores de la sociedad.

Para mejorar la productividad, la industria tecnológica es estratégica, por ejemplo para cuando se trata de áreas como atraer inversión que entregue oportunidades a la sociedad, así como desarrollar  innovación para sus emprendimientos.

Según estudios de IDC, compañías de todos los mercados ingresan ya a la transformación más grande de la historia. Los cuatro pilares tecnológicos de tercera plataforma: Cloud, Big data, Movilidad y Social Business, son los posibilitadores de la Transformación Digital. O sea, son el “cómo”para que las empresas impulsan sus cambios en sus estrategias.

Entonces, desde la industria creemos que hay temas regulatorios que atender con prontitud. Debemos ser capaces de lograr regulaciones equilibradas, que aseguren la Transformación Digital en un plano de libre competencia y que asegure a los ciudadanos el respeto y resguardo  de sus derechos y la protección y seguridad de sus datos, por mencionar algunos aspectos.

En ese escenario, y si revisamos el Proyecto de Ley relacionado con Publicidad, el desafío es que las industrias de varios sectores incluido el sector tecnológico, puedan seguir conectando e informando a nuevos clientes, dándoles la posibilidad de decidir si quieren o no desean recibir la información o que los contacten.

En cuando al Proyecto de Ley Uber, podemos decir que las sanciones mal estructuradas pueden tener efectos nocivos para el desarrollo digital. En todo caso el Proyecto de ley que regula las plataformas tecnológicas que intermedian oferta y demanda de transporte público, se encuentra en su  primer trámite constitucional, en la Comisión de Obras Públicas, Transportes y Telecomunicaciones de la Cámara de Diputados.

Si hablamos del Proyecto de ley sobre datos personales, este se trata de un marco fundamental para el desarrollo digital y que ha logrado equilibrar adecuadamente, luego de mucho trabajo y de la participación de distintas entidades, los derechos de los titulares de los datos, el incentivo a la innovación y la creación de una nueva institucionalidad que permitirá a Chile ser reconocido y ganarse el respeto de socios e inversionistas extranjeros.

Esta ley es fundamental para promover la exportación de servicios y así, de una manera seria y sostenida, poder trabajar para cambiar la matriz productiva del país, y no seguir dependiendo de los commodities.

Si nos referimos a normativas relacionadas con el Cibercrimen, hay que decir que se trata de una materia fundamental para generar un marco moderno que entregue certeza a los usuarios de las tecnologías y plataformas tecnológicas. En este campo es importante el proyecto que tipifica y sanciona los delitos informáticos y deroga la ley número 19.223.

El proyecto de ley que modifica el artículo 468 del Código Penal, para incorporar la defraudación cometida mediante comunicaciones telefónicas e informáticas y el que modifica los artículos 484 y 485 del Código Penal para tipificar el delito de daño informático son fundamentales.

Si avanzamos en este camino y contamos con un marco regulatorio robusto y claro en estos temas, el país contará con las condiciones necesarias para adoptar las ventajas y disfrutar de las oportunidades de la Cuarta Revolución Industrial, y al acceso igualitario a los beneficios que esta nueva etapa representará en la calidad de vida de los chilenos.

Fuente: OpinionCooperativa.cl