El impacto y futuro de las criptomonedas
24 noviembre, 2017
La transformación de los campos ocupacionales en la era digital
29 noviembre, 2017

La tecnología POS permite acceder a un sistema de pago seguro, rápido y directo

Customer and cashier in a store paying using a contactless card

El comercio es uno de los ámbitos en los que esta conectividad y digitalización han debido adaptarse con rapidez.
Estamos ciertos de que internet cambió la vida de todos para siempre y sin vuelta atrás. Cambió el mundo y su enfoque. Cambió a las personas y su manera de vivir. Desde que irrumpió, impuso sus reglas, y seguirlas e internalizarlas ha sido la tarea en la que todos estamos desde entonces.

En ese escenario, el comercio es uno de los ámbitos en los que esta conectividad y digitalización han debido adaptarse con rapidez y ostentar una tecnología de punta para ir tras dos grandes objetivos. Uno, llevar la innovación al comercio y que este -cualquiera sea su tamaño- disfrute de sus beneficios, como mayor eficiencia y teniendo en cuenta el hecho de mantener altos estándares de seguridad; y dos, para encantar a un cliente cada vez más empoderado, más hábil en el manejo de los nuevos sistemas y quien, además, busca que el hecho de comprar sea un trámite fácil, seguro, rápido. En definitiva, una buena experiencia.

Hace muchos años y en un tiempo ya olvidado, la transacción comercial se hacía solo a través del dinero físico: billetes y monedas.

Los POS (Point of Sale, en inglés) llegaron para revolucionar la industria. Y era toda una novedad el hecho que se pudiera comprar cosas, productos y servicios sin que mediaran los billetes. Pues el POS trabaja on-line, con tarjetas de crédito o débito. La transacción se realiza de una forma sencilla, rápida y segura. Rápidamente las compras a través de este sistema se instalaron en el mundo entero, gracias a los beneficios ofrecidos. Y están disponible en casi todos los comercios, retail, supermercados, peluquerías, librerías, grandes tiendas y restaurantes, entre otros.

La máquina POS tiene una pantalla digital, a través de la que se ven los datos de la operación, y cuenta con un un teclado a través del cual se ingresan los datos de la transacción. Y, para finalizar, la tarjeta del cliente se desliza o introduce, para completar la operación.

Pero, inevitablemente, también llegaron algunos inconvenientes, que aunque tengan poca relación con el sistema mismo, hay que solucionar. Por ejemplo, las largas filas en algunos comercios para pagar. Y como la tecnología está al servicio del comercio y de los clientes, hubo que buscar una solución. Hoy existe el Mobile POS, que funciona desde una Tablet o un Smartphone, y que hace posible el hecho que un vendedor concrete y finalice una venta en cualquier punto de la tienda. Eso ya evita las filas para pagar y se salta el que el terminal de pago deba estar efectivamente conectado.

Desde agosto pasado que el MOBILE POS opera en Chile. Y se trata de que el comercio use sus smartphones como un terminal de venta. ¿Cómo? Un PinPad inalámbrico es el que se conecta vía bluetooth con el teléfono inteligente del comercio, el que ya tiene -previamente- instalada una App. Así, se pueden realizar transacciones con las tarjetas de débito y crédito, en todas las modalidades: lectura de banda, chip y sin contacto. El voucher llegará al mail que el cliente tiene registrado en el comercio donde efectuó la compra o bien al que entregue al vendedor.

Este tipo de innovación tiene gran impacto, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas, ya que les permite acceder a un sistema de pago seguro, rápido, directo y se ahorran el costo de los equipos tradicionales, entre otros beneficios.

Ahora bien, el e-commerce merece un capítulo aparte por sus índices de crecimiento y porque es una tendencia mundial y nacional que cada día gana más adeptos en nuestro país. Se trata de una de las industrias con mayor crecimiento, su movimiento implica unos 25 billones de dólares a nivel global. Y Chile ocupa el primer lugar de Latinoamérica en compras por internet, y es gracias -en una buena parte- al desarrollo tecnológico, al acceso de internet y a los aparatos móviles por parte de la población (más o menos un 80%).

Y en Chile, en el primer trimestre de este año, las ventas online crecieron un 30% respecto del mismo periodo del año pasado, alcanzando la cifra de $864 millones de dólares. Para fin de este año se espera que participe un promedio de 5 millones de consumidores. Lo que significaría un aumento de un 20% respecto de 2016.

Otro punto a tener en cuenta en el crecimiento del e-commerce en Chile es el acceso de la población a los aparatos móviles y la conexión a internet. Hoy, el 56% de las visitas a e-commerce en Chile se hacen desde un móvil y 15% de las transacciones, lo mismo.

En este escenario no podemos desconocer que plataformas como Amazon o Shopify, por mencionar algunas, y el sostenido crecimiento de las compras por internet, ponen en serios problemas al comercio local establecido y al concepto de distribución física.

Desde el 2010, se han cerrado más de 500 grandes tiendas. Y lo mismo ha sucedido con las otras grandes y famosas cadenas como JCPenney, Macy’s, BestBuy y Kmart en Estados Unidos. Hay quienes ya afirman que en unos diez años, en ese país, más del 50% de los centros comerciales cerrarán. Allí, lo que debe hacer el retail es preguntarse si ahora la inversión debe estar dirigida a mejorar los soportes digitales y al e-commerce. Porque esto, recién está comenzando.