Continuismo en la agenda digital: motor del desarrollo país
9 febrero, 2018
Tendencias TI para el 2018
13 febrero, 2018

El protagonismo que ha tomado la educación on-line

La educación online es reflejo de los cambios que se han debido aplicar en la manera de enseñar y aprender de acuerdo a los tiempos digitales en que vivimos. Además, viene a suplir las necesidades de los estudiantes actuales que deben compatibilizar trabajo, familia y tiempos de traslado, entre otras.

El interés por cursar una carrera la distancia cada vez toma más relevancia entre los chilenos y es una opción que cada año se mantiene en una constante alza. Según el Ministerio de Educación, en 2016, 2,1% de los estudiantes cursaron una carrera de pregrado en una modalidad online y un 0,6 en semipresencial. Además, en 2012 eran 8.291 los estudiantes matriculados en la modalidad en línea y el año pasado el total era de 24.659, lo que significa un crecimiento relevante del sector. Por otro lado, la oferta académica también aumentó, ya que hace cinco años eran 87 carreras en oferta y hasta el año pasado ese número creció a 361.

La educación online llegó para quedarse, asevera Jaime Soto, el secretario general de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información (ACTI). “Esta modalidad ha crecido en todo el mundo y por supuesto en nuestro país también, porque ofrece ventajas que se ajustan a los tiempos digitales en que vivimos y a las necesidades de los nuevos estudiantes. Hoy se requiere de gente más especializada, sobre todo en algunas áreas, y muchos de ellos ya trabajan. Por lo tanto, la educación online les permite avanzar, especializarse, tener más conocimientos, y estudiar desde cualquier lugar, en sus propios horarios y a su ritmo”, agrega. Esto también representa una ventaja para quienes deseen especializarse en una universidad extranjera, pues ya no tienen la necesidad de trasladarse hasta el lugar para poder acceder a sus cursos o programas.

“La educación online se trata de una verdadera revolución por la manera de entregar y recibir programas y cursos, y también por ser una muy buena oportunidad para acceder a conocimientos, sin tener que ir a una sala de clases. Aquí se manejan los tiempos, los ritmos y las distancias”, explica Soto.

Mayor necesidad de profesionales
El requerimiento de capital humano especializado en computación, programación y competencias TI, ya no es solo una necesidad de la industria tecnológica. Estos profesionales son buscados y valorados por todos los tipos de empresas como retad, minería, banca, comunicaciones, área de la salud, entre otras.

“Quien quiera entrar en estas áreas, en el que sí hay trabajo y buenas ofertas laborales, cuenta con todas las herramientas para hacerlo. Y para comenzar, lo ideal es hacerlo con clases online y potenciar sus habilidades, por ejemplo, en programación. A partir de ese punto puede ir definiendo su ruta formativa laboral y adicionando competencias que le permitan acceder a la amplia gama de cargos que posee esta industria”, recalca el experto de ACTI.

Recuadro

COMO UN FACTOR DE CAMBIO
Uno de los motores que impulsan a la sociedad es la educación, y es por esto, que cada vez más institutos y universidades ofrecen programas de perfeccionamiento y postítulo a distancia, lo que se ha convertido en una excelente herramienta para quienes no tienen tiempo para desplazarse, vive lejos de los centros urbanos y para todos quienes deseen seguir aumentando o ampliar su nivel de conocimiento. “Entre las ventajas que destacan en este tipo de modalidad figura que cada persona puede implementar un horario propio de estudio, cuando alguien debe además estar pendiente de otras cosas como el trabajo o bien otros estudios; inscribirse en una institución en la que siempre quiso estar, pero a la que por distintos motivos no puede acceder; tener su propio ritmo de trabajo diario en el que se compatibilizan todos los quehaceres; es una buena instancia en la que se generan contactos. También se usa mucho el trabajo colaborativo, ya que se necesita de una buena participación e interacción a través de foros y chat; se ahorra tiempo y dinero por los viajes de ida y de vuelta, muchas veces el alumno cuenta con profesores que son expertos y que por su propio quehacer no pueden enseñar de manera presencial, entre otros”, cuenta Jaime Soto, secretario general de ACTI.”Los institutos profesionales y las universidades que imparten este tipo de carreras deben adaptar sus mallas curriculares a lo que la era digital está requiriendo, para que puedan hacerse cargo de la transformación digital de las industrias”.
Jaime Soto, secretario general de Ara

La formación en inglés que utiliza herramientas digitales para su proceso de aprendizaje está llegando a 70% actualmente y se espera que siga en aumento.

Fuente: La Tercera