Investigación plantea nuevo perfil laboral frente a la revolución digital en Chile
18 abril, 2018
Cómo lograr un cambio de la matriz productiva del país
19 abril, 2018

Cambiando los procesos en las empresas chilenas

Para crecer y acercarse al pleno desarrollo, los expertos coinciden en que es urgente avanzar hacia un Chile tecnológico y digitalizado.
La transformación digital es un desafío clave para el desarrollo de Chile, y se genera en la cuarta revolución industrial, que es la de las industrias inteligentes. Para que las empresas puedan competir en este nuevo mundo deberán transformar sus operaciones, sus procesos de negocios y de producción para ser más eficientes, productivas y competitivas.

“La trasformación digital llega y, querámoslo o no, va a modificar los modelos de negocios, a partir de soluciones digitales tecnológicas omnipresentes. O sea, que pondrán los datos en todas partes al mismo tiempo, lo que dará a las empresas la habilidad de gestionar sus procesos de negocios y operaciones en línea y con niveles de información nunca antes vistos para su gestión”, asegura Jaime Soto, secretado general de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de la Información (ACTI).

En este contexto, por ejemplo, la minería, agricultura, industria manufacturera, comercio y la banca son áreas de la economía chilena en las que más se pueden recoger datos. Sin embargo, sentencia Soto, “aunque tengamos internet en el teléfono, dispositivos modernos y un buen avance en comparación con nuestros vecinos, el camino es largo aún, y la tecnología no se ha incorporado lo suficiente a la economía, a la modernización del Estado, a la conectividad regional y humana”.

En este sentido, Juan Luis Núñez, gerente general de Fundación País Digital, plantea que resulta “imprescindible que tanto el Estado como el sector privado se vayan adaptando a las nuevas tecnologías. En ambos sectores se debe avanzar en materia de interoperabilidad y en la estandarización de datos, entregando así un servicio mucho más eficiente a todos los usuarios. Asimismo, el Estado debe avanzar en la eliminación de las barreras administrativas, que nos permitan dar un paso importante en materia de infraestructura digital”.

A su juicio, una de las áreas en la que más se debe profundizar es en la educación digital, que debe ser continua desde temprana edad. Este análisis es compartido por Alfredo Ocqueteau, director de Transformación Digital de la consultora SoftGroup, quien afirma que para que este proceso sea exitoso son fundamentales “las personas. Somos nosotros los que en esencia nos estamos actualizando”.

“Hay que producir un cambio en la organización completa. Por eso, la clave son las personas, ya sean parte del proceso operativo (independiente del rol) o un cliente fmal”, explica.

Ligado a ello, advierte Núñez, es necesario terminar con el temor de algunas empresas a avanzar hacia la transformación digital, concepto que también se conoce como DX.

“Sobre esta base es necesario que se les incentive a través de la difusión de las bondades que este proceso representa, desde el punto de vista del aumento de mercado, ahorros en costos y disminución de incobrables, entre otros”, sentencia.

Paloma Baytelman, encargada de Gobierno Digital del Consejo delnnovación para el Desarrollo (CNID), advierte que “la digitalización de la economía chilena se ha manifestado mayormente en la masificación de las redes sociales, pero estamos rezagados en el desarrollo de las tecnologías digitales en el comercio y en la producción”.

Precisa que con la nueva legislación en materia de tarjetas de débito y el desarrollo de la competencia de las redes de medios de pago, el comercio electrónico debería avanzar desde 35% a 70% del comercio total, lo que “ciertamente significaría un enorme impacto productivo”.

En el plano público, en tanto, el programa de gobierno del Presidente Sebastián Piñera busca continuar con los avances de años anteriores y para ello planteó un “Estado digital al servicio de los ciudadanos”, que aborde un plan de digitalización universal de trámites y un programa de interoperabilidad de servicios del Estado.

Desde la academia, Eva Flandes, rectora de la Universidad SEK, señala que se apuesta a entregar una formación “teórica-práctica, lo que nos asegura una relación permanente con todo el ecosistema de transformación digital existente en nuestro país, por lo que apuntamos a establecer una asociación con la industria de esta área, con instituciones públicas y privadas, fundaciones y expertos en la materia”.

Beneficios

Rafael Guzmán, gerente comercial de Adexus, destaca que son varias las ventajas que puede otorgar la transformación digital a una empresa, sin importar la industria o sector, como son el aumento en la productividad, eficiencia y colaboración entre equipos de trabajo.

“Esto aumenta la productividad global del negocio, ya que los procesos —gracias a la transformación digital— se pueden automatizar, logrando menores tiempos y costos de ejecución”, señala.

Desde la consultora IDC Chile, su gerente de Telecomunicaciones, Patricio Soto, señala que el 75% de las compañías en el país recién están comenzando a implementar sus estrategias de transformación digital, con “una alta concentración de empresas en las que el liderazgo actual se basa en la protección de la operación del negocio”.

Desde su perspectiva, retail y finanzas son las áreas en las cuales la transformación digital se está implementando de forma más acelerada, pues “se ven obligadas a competir con empresas que nacieron en la tercera plataforma y la única forma de hacerles frente es mediante una estrategia de transformación digital”.

“Más que beneficios en la productividad, la transformación digital le permite a una empresa competir en la economía digital, tener escalabilidad para atender clientes en cualquier parte de Chile, Latinoamérica o el mundo”, sentencia.

Una encuesta realizada por SAP a 3.000 ejecutivos de 17 regiones del mundo, reveló que de las 100 principales empresas que informaron una mayor transformación, el 85% dijo tener una mayor participación de mercado (versus el 41% del resto) y el 80% señala que sus esfuerzos aumentaron la rentabilidad (versus el 53% del resto). También esperan tener un mayor crecimiento de los ingresos en los próximos dos años que el resto de las organizaciones encuestadas.

Sin embargo, según la muestra, apenas el 3% de las organizaciones ha invertido en una transformación digital real.

Con todo, Cristóbal Vergara, gerente general de SAP Chile, señala que “la gran mayoría de las empresas ya ha tomado conciencia de la relevancia que tiene la transformación digital para sus negocios y además están dando pasos importantes para crear valor a través de la digitalización. La transformación digital no es un destino, es más bien un camino”.

Omnicanalidad

En este escenario, el secretario general de ACTI precisa que hay sectores que han avanzado más que otros. Así, por ejemplo, en Chile las compras en línea son una tendencia que crece año a año. De hecho, el Ciberday 2017 rompió los récords del e-commerce en el país, pues las ventas alcanzaron los US$145 millones, y según la Cámara de Comercio de Santiago, los sitios participantes recibieron un total de 45 millones de visitas, 22% más que en el mismo evento de 2016.

Carlos Anino, director general de Synthesis, a su vez, plantea que la omnicanalidad es la nueva tendencia. “En la actualidad, la frontera entre el comercio electrónico y el fisico desapareció en la mente de los clientes, que esperan recibir sus productos con la misma eficiencia, velocidad y calidad, sin importar el punto de contacto utilizado. Para ellos, los catálogos, inventarios, bodegas, logística, sistemas de administración, son transparentes”, explica.

Y menciona un estudio de Forres-ter (2017), que señala que en el retail de EE.UU., internet tuvo poder de influencia sobre 44% del total de las compras, sin importar si éstas fueron realizadas online o de manera fisica.

Recuadro

68% de las empresas han evaluado y están explorando estrategias de transformación digital, según SoftGroup.

73% de los chilenos está conectado a internet, según la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información A.G. (ACTI).

Fuente: La Segunda