¿Cómo se puede potenciar la creatividad en los estudiantes superiores?

Cinco especialistas de distintas áreas relacionadas con la creatividad analizan cuáles son los factores que se deben promover para que la educación superior chilena sea capaz de formar profesionales y técnicos más creativos, colaborando con el desarrollo del país y entregando nuevas herramientas laborales.

Profesores y estudiantes deben trabajar en esa dirección

“Se requiere un diseño curricular que considere el desarrollo creativo de los estudiantes como objeto específico y directo de la acción pedagógica, y que los currículos, programas y planes de clase contemplen objetivos, situaciones y metodologías orientados hacia el fomento de la potencialidad y la competencia creativa.

El docente debe tener los conocimientos y la disposición para el trabajo didáctico formativo en creatividad. En esto, es central que durante el proceso formativo los profesores y estudiantes tomen conciencia del lugar de la creatividad en el desarrollo profesional, lo cual implica actuar para la construcción de significados, donde el desarrollo creativo, tanto individual como de los grupos o equipos de estudiantes, sea relevante.
Profesores y estudiantes deben trabajar en esa dirección”.

Llevar la creatividad a la práctica

“Potenciar la creatividad en los estudiantes superiores chilenos es un desafío del que participamos todos: el sector privado, el sector público y, por su puesto, las universidades. Entendiendo esto hemos concebido al Centro de Innovación UC como un espacio de encuentro entre diversos actores del ecosistema de innovación y emprendimiento, que incentiva a la creatividad y el trabajo interdisciplinario a través de instalaciones como el Fablab UC, BioFabLab y nuestro Cowork Ruta5. Además, estamos impulsando diversas iniciativas que no solo incentivan la creatividad, sino que la plasman en proyectos reales de innovación y emprendimiento. Ejemplo de ello es Jump Chile, programa que se ha transformado en el mayor concurso de emprendimiento universitario del país y también hemos creado un programa llamado SINLÍMITES, en que alumnos de pre y posgrado de la UC resuelven desafíos de innovación planteados por nuestra red de emprendedores y empresas socias”.

CREATIVIDAD Y TECNOLOGÍA

“Son varias las casas de estudios superiores y establecimientos de educación primaria y secundaria que han creado programas y han planificado clases que promuevan la elaboración de proyectos e ideas. Lo anterior sucede debido a la presencia cada vez más fuerte de las nuevas tecnologías en clases, como smartphones, laptop y smartwatches, entre otros. Por otro lado, el aumento de las TICs en las universidades también resulta beneficioso para los estudiantes. Por medio de diversas plataformas online es posible entrar en contacto con diferentes estrategias de aprendizaje. Frente a este escenario, la tecnología posee un enorme potencial en las aulas puesto que, por medio de ellas, es posible conectar conocimiento, adquirir información, intercambiar ideas, en pro de desenvolver la creatividad. Por esta razón, los profesores no deben temer a innovar y aprovechar las herramientas digitales en las clases”.

CAPACIDAD DE CREAR EL FUTURO

“Para migrar hacia una educación que desarrolle a los profesionales del futuro es fundamental repensar el modelo de evaluación que tiende a premiar a la memorización de contenidos y en donde las respuestas correctas ya están establecidas. Más que repetir recetas del pasado, los alumnos tienen que ser capaces de crear el futuro, abrirse a nuevas posibilidades e ideas para luego explorar y experimentar. Además, considero de suma importancia romper los silos educativos de las diversas profesiones y disciplinas. El trabajo interdisciplinario es una fuente potencial de infinitos cambios y transformaciones que lamentablemente no es fomentado dentro de la mayoría de las universidades. Ya es hora de que la creatividad sea una herramienta central de todas las profesiones para que se transformen en inconformistas, generadores de cambio y protagonistas del futuro”.

NO EXISTEN MODELOS

“Lo primero que hay que tener claro es que no existen modelos. La creatividad es intrínseca al ser humano y se presenta de forma distinta en cada uno de nosotros de acuerdo a nuestros talentos. Por lo tanto no hay una forma para promover la creatividad, sino que tiene que ver con cómo potenciamos nuestros talentos. Para ello tenemos que tener un grado de autoconocimiento básico que nos permita saber qué nos gusta o qué no, qué nos mueve o qué no, qué nos da miedo, qué actos hacen que el tiempo pase más rápido o más lento. Y en ese sentido el autoconocimiento implica tener espacio para la reflexión y para la experimentación. En segundo lugar, es también práctica; es decir, la capacidad de generar hábitos que cultiven y fortalezcan esa habilidad que se puede transformar en talento. Desde mi visión, la creatividad es una experiencia colectiva más que individual; mientras más y distintos talentos se encuentren, más posibilidad de creación habrá”.