(56 2) 2 2959 9200

NOTICIAS

Tags:Industria
Públicado:03-02-2017

Las innovaciones tecnológicas

Por Jaime Soto, secretario General de la ACTI

La innovación y el emprendimiento, son conceptos que, paulatinamente, se ha incorporado con mucha fuerza dentro de la economía local, transformándose necesidad esencial para el desarrollo económico de nuestro país. Y sin profundizar en la vasta literatura que relaciona el desarrollo tecnológico con el incremento de la productividad.

Basta decir que la relación virtuosa entre estas dos variables es ampliamente conocida. Dicho de otro modo, una forma privilegiada de elevar el nivel y la dinámica de la innovación tecnológica. Hoy varios han comprendido que no hay forma de crecer sosteniblemente y sustentablemente sin basarse en la innovación y en el desarrollo e incorporación de nuevo conocimiento al quehacer del país.

Durante los últimos años, el Ministerio de Economía y Corfo, han generado programas que potencian el interés de las personas y empresas en la innovación, ya sea mediante el desarrollo e incorporación de tecnologías a los procesos o a través de investigaciones. Por otro lado, los emprendedores se han arriesgado con sus propios e ingeniosos proyectos. Por ejemplo, ya no buscan crear un auto sustentable, sino que de generar un vehículo que, además de ser sustentable, sea único, mejor e inexistente en el mercado y las empresas con una visión de innovación abierta.
Es el caso del primer auto solar chileno de cuatro puertas, proyecto creado por alumnos de Ingeniería y que competirá en octubre próximo en el World Solar Challenge de Australia, que tiene como fin el transporte de pasajeros mediante energía solar y que contará con una autonomía de 550 km y una velocidad crucero de 90 km/h.

Por otro lado, la industria del Biotech ha notado importantes avances mediante nuevos dispositivos médicos, así como tratamientos para detectar enfermedades como el cáncer y terapia celular, entre otros, demostrando los primeros brotes de un futuro que se augura prometedor.

No podemos dejar de mencionar la importancia de la robótica dentro de la innovación tecnológica. Es el caso de EndoDrone, un diminuto robot que rastrea el colon y es capaz de detectar zonas cancerosas de forma temprana. Cabe destacar que este proyecto fue premiado por el MIT TechnologyReview 2016. No podemos dejar de mencionar el proyecto OverMind, la silla de ruedas que permite ser controlada mediante neuro sensores. El software de este aparato convierte la información en una orden de movimiento, lo que permite el desplazamiento de la silla. Este invento logró el cuarto lugar en el concurso "Una idea para cambiar la historia", impulsado por HistoryChannel.

Entonces, frente a estos proyectos innovadores, es prudente preguntarse si Chile está a la altura para exportar estos proyectos que aportan al desarrollo total de las naciones. Nuestro país depende de la exportación de commodities, ya sea cobre, madera o productos agrícolas siendo este ítem su base de producción y de ingresos. ¿Por qué no plantearlos la idea de invertir el modelo de negocios? Es decir, hacer exactamente lo contrario a lo que hacemos actualmente: utilizar la tecnología disponible para así exportarla.

Hacer una revolución de I+D+i, en vez del 0,38 % del PIB.
Hoy por hoy debemos desarrollar una industria de bienes y servicios basada en ciencia y tecnología, para abordar los desafíos presentes mediante la generación de un ecosistema robusto de innovación de manera asociativa entre la industria, los proveedores, el sector científico - tecnológico académico y el Estado. Y aun así el éxito no está asegurado. Sin embargo, sigue firme la convicción de que es un camino que Chile tiene que explorar con fuerza, ya que el crecimiento en base a commodities no será eterno.