(56 2) 2 2959 9200

NOTICIAS

Tags:Industria
Públicado:15-02-2017

Más herramientas para un mejor comercio tecnológico en Chile

Las ventas online dejaron de ser un tema para el consumidor del s. XXI. En todos los países alrededor del orbe, las ventas y pagos en línea aumentan día a día. Y es que ya se ha vuelto algo común que en fechas cercanas a Ciber Monday o Black Friday, sean miles de personas que realizan transacciones de manera virtual.

Las tecnologías han impactado todas las formas en las que la sociedad se desenvuelve. No solo en comunicación, seguridad, educación, entretención, sino también los métodos de pago. Estos nuevos hábitos que se han producido a partir del auge de los smartphones y la disponibilidad inmediata a Internet que han desplazado al dinero en efectivo.

Respecto a este punto, dentro del mercado chileno podemos observar aspectos muy positivos que facilitan la expansión de los pagos electrónicos, como el buen funcionamiento de los sistemas, la disponibilidad de conexión a Internet, smartphones como instrumento de pago, altos estándares de seguridad de la industria y las bajas comisiones producto de su uso.

No cabe duda alguna que el sector bancario es uno de los pioneros en incorporar las TICs y donde el rol de estas se ha convertido en algo fundamental, sobre todo en nuestro país, donde el índice general de bancarización es altísimo en comparación con los países vecinos.

Los sistemas de pagos electrónicos constantemente están evolucionando, ya sea por el propio avance tecnológico o por las nuevas aplicaciones y plataformas creadas para su fin. Por otro lado, tecnologías como Big Data y Cloud, tendrán una importante influencia en cómo la banca y otras organizaciones abordarán estrategias respecto a medios de pago. Hoy Chile tiene que pensar en el futuro.

Se estima que para 2020 las tarjetas bancarias serán solo un recuerdo. No es que los bancos vayan a desaparecer, ni mucho menos, sino que las compras serán realizadas casi exclusivamente a través de dispositivos móviles. Entonces, ¿qué haremos cuando ese momento llegue?

Tareas pendientes

Sin duda nuestro país ya se está adaptando a estos cambios, pero aún falta. En un país con casi 10 millones de smartphones, preocuparse por tener una estrategia de pagos electrónicos es imperativo, sobre todo si consideramos que los chilenos toman sus celulares al menos 150 veces al día para chequear diferentes cosas. Y si bien Chile es uno de los países mejor preparados para este desafío, aún falta darle énfasis en el tema de seguridad ya que, a la hora de optar a una operación virtual, los usuarios temen por la vulneración de sus datos personales.

Sobre este último punto, la industria bancaria chilena tiene grandes desafíos como el desarrollo de nuevas aplicaciones y canales que potenciará para atender a clientes y satisfacer las necesidades de la sociedad. El mundo ya entendió que el dinero físico dejará de ser importante para dar paso a medios de pago online a través de smartphones, como Virtual Wallet, que permite realizar transacciones en tiempo real.

La hiperconectividad está transformando al mundo y está cambiando la forma en cómo nos comunicamos, maneras de producción y el modelo de negocio. De tal modo, así como otorga facilidades a la vida de las personas y empresas, también genera grandes desafíos en materia de seguridad, al requerir la utilización de soluciones de vanguardia mucho más sofisticadas. Tenemos que ser conscientes de que el uso de aplicaciones móviles para comprar, es una clara manifestación del futuro donde la conectividad permanente, seguridad y rapidez, deben ser los ingredientes claves para conseguir un desarrollo óptimo de los pagos electrónicos.

"La industria bancaria chilena tiene grandes desafíos como el desarrollo de nuevas aplicaciones y canales que potenciará para atender a clientes y satisfacer las necesidades de la sociedad".

Por Jaime Soto, secretario general de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnología de Información A.G. (ACTI).