Las plataformas son las determinantes en esta Cuarta Revolución Industrial

Los avances tecnológicos ocurren a gran velocidad y son parte de todos los procesos de producción. Por ello, es que se requiere de profesionales especializados y con visión de futuro.
La humanidad ya ha vivido estos procesos de transformación. Por lo tanto, los sentimientos encontrados y el temor no son nada nuevo. Con cada una de las anteriores revoluciones industriales ha llegado el miedo a que las ‘máquinas’ dominen el mundo laboral, de perderlo todo, de quedar sin trabajo y sin oportunidades.

La primera Revolución Industrial, por el año 1750-1820, trajo la introducción de sistemas mecánicos con tracción hidráulica y de vapor; y así llegaron la primera máquina a vapor y la locomotora a vapor, entre otros. En la segunda, hablamos de 1870 a 1915 más o menos, el mundo conoció la primera central eléctrica de uso comercial, la ampolleta de Thomas Edison y el primer automóvil de combustión interna. En la tercera, desde 1960 hasta los 90’s, es cuando aparecen los primeros computadores personales y nace internet, entre otras cosas. Nuevas oportunidades Todos esos adelantos sembraron terror. Pero, nuestros antepasados sobrevivieron y supieron adaptarse, aprender, reinventarse y reinsertarse en el mundo laboral de la mano de cada una de esas nuevas tecnologías.

Y ahora, en pleno proceso de la Cuarta Revolución Industrial tenemos las mismas opciones. Pero no nos podemos demorar, pues esta vez los cambios tecnológicos ocurren a una velocidad sin precedentes y, además, son parte de todos los procesos de producción. Así, hay que actuar con rapidez y ver este proceso como una nueva oportunidad. Enfrentar esta cuarta Revolución Industrial como un mundo de oportunidades y resolver cuanto antes la dirección que cada quien va a tomar. Y ello solo se consigue con una educación de nivel mundial. Por un lado, ya tenemos una generación de nativos digitales, ello tiene una buena parte del camino ganado, porque -ademásentienden con mayor facilidad la sociedad digital en la que viven, se desarrollan y están constantemente aprendiendo los nuevos lenguajes de la era digital. Pero siempre deberán estar a la vanguardia y capacitándose. Educación de nivel mundial Luego, están los ‘adultos jóvenes’.

Este grupo deberá ponerse al día y romper los esquemas de la educación tradicional. Es necesario entender que hay varios caminos: Hoy un postítulo realizado a distancia y en instituciones de prestigio mundial es tan valedero como el título que se logró en la universidad tradicional o en el instituto profesional al que fue. En un tiempo en el sistema educativo aún no se ha adaptado a estas necesidades, una de las buenas opciones es la educación online. Luego, el capital humano que se requiere debe ir de la mano con las nuevas tecnologías, especializarse en ellas tanto como sea posible ya que, además, van cambiando y avanzando minuto a minuto.

Así, es importante que los profesionales profundicen, diversifiquen y estén al día sobre las últimas tendencias, novedades y especificaciones de sus áreas, las que por lo demás evolucionan más rápido de lo que quisiéramos. Y para ello, resultan fundamentales los programas de postgrado. También están los trabajadores de las empresas que ya ‘tienen sus años’ a quienes se les deberá introducir o capacitar para esta era digital. Si sus puestos van a ser automatizados, es necesario ocuparse de ellos y reconvertir sus capacidades. ¿Se puede? Sí, solo requerimos de visión de futuro y educación de calidad.

 

‘Para seguir creciendo y desarrollándonos hay que asumir que en el mundo el campo educacional cambió. Nosotros no competimos para la economía local, nuestro mercado ahora es mundial y lo determinante en este ámbito, son las plataformas’. Jaime Soto, secretario general de ACTI.